AméricaEconomíaFeaturedNorte América
0

Actividad comercial en EE.UU. en su periodo más impredecible

El crecimiento de la actividad comercial en EE.UU. se desacelera y llega a niveles bajos, afectando en gran medida el crecimiento de la economía.

La actividad empresarial de EE. UU. se desaceleró notoriamente en los últimos meses, siendo julio el mes en el que menos transacciones comerciales se realizaron en el país. De igual manera, esta desaceleración se podría deber en gran medida por el bajo crecimiento del sector de servicios, en esta medida, la Reserva Federal podría estar avanzando en frentes importantes en su intento por reducir la inflación.

Por su parte la consultora S&P Global dijo que su índice PMI compuesto de EE. UU., que rastrea los sectores de fabricación y servicios, cayó a una lectura de 52 en julio desde 53,2 en junio. La lectura de julio mostró el sexto mes consecutivo de crecimiento, pero se vio limitada por el debilitamiento de las condiciones en el sector de servicios. Las lecturas por encima de 50 indican expansión.

Los datos registrados en el estudio evidencia que la economía de EE. UU. registra un comportamiento con tendencia al crecimiento al comienzo del tercer trimestre, pero a un ritmo más lento desde el período de abril a junio.

«La tasa general de crecimiento de la producción, medida en manufactura y servicios, es consistente con la expansión del PIB a una tasa trimestral anualizada de aproximadamente 1,5% al ​​comienzo del tercer trimestre. Eso es inferior al ritmo del 2% señalado por la encuesta en el segundo trimestre».

Chris Williamson, economista jefe de negocios de S&P Global Market Intelligence.

En general, el PIB sigue dependiendo en gran medida del crecimiento del sector de servicios como contratos de fabricación, pero el informe mostró una dependencia cada vez mayor de la demanda internacional a medida que los nuevos pedidos de exportación de servicios alcanzaron los niveles más altos desde mayo de 2022. El aumento de la demanda extranjera se debió al debilitamiento del dólar estadounidense.

Mientras tanto, el índice de producción manufacturera de la encuesta experimentó un crecimiento por primera vez en dos meses, subiendo a 50,2 desde una tasa de contracción de 46,9 en junio. El índice PMI manufacturero más amplio mejoró pero aún se encuentra en territorio de contracción en 49 frente al 46,3 del mes pasado y superó la previsión de los economistas de 46,2.

Positivismo frente al comportamiento de la economía en lo que resta de 2023

Basados en los resultados del informe, son claras varias señales que sugieren que las subidas de tipos de interés de la Fed podrían estar avanzando hacia el control de la inflación, que se mantiene muy por encima de su objetivo del 2%.

Tanto las empresas manufactureras como las de servicios aumentaron la plantilla de la mano de obra en julio, pero la tasa combinada de creación de empleo se situó en un mínimo de seis meses, lo que sugiere un enfriamiento en un mercado laboral que, por lo demás, es resistente.

Por otra parte, los insumos, han registrado un leve descenso en sus precios, niveles que no se habían visto desde octubre de 2020.

«El panorama cada vez más sombrío agrega riesgos a la baja para el crecimiento de la producción en los próximos meses, lo que, junto con la desaceleración del ritmo de expansión en julio, mantendrá vivo el temor de que la economía estadounidense sucumba a otra recesión antes de que termine el año».

Williamson S&P Global Market Intelligence

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: